sábado, 26 de enero de 2013

El Viñedo - San Chines

Ya tenía ganas. Desde la subida a Guara no había tenido ocasión de hacer una excursión como tal. Largos paseos por la Hoya, pero nada que mereciera la pena.
La climatología este año ha sido algo complicada. 

A lo que vamos. Tenía ganas de ir a San Chinés. De este santo poco se sabe, parece que hay algo por el sur, pero.......... tampoco me importa tanto.
Que me enrollo. Planeé una vuelta que, saliendo de la Ermita del Viñedo, tiene como primera meta, Santolaria (Santa Eulalia la mayor).

Ver la Ermita de Sescún (en el pueblo, no la del monte), y el mirador-torreón, es una auténtica gozada. Este torreón, se ve desde casi todas partes. Su imagen se recorta en el horizonte, y te ayuda a situarte. Huy día hace un viento horroroso. De hecho los trozos finales de la ascensión (perfectamente acondicionados), tuve que hacerlos casi reptando. El viento me tiró (literalmente), un par de veces. Una escalera de caracol, perfectamente instalada, permite subir a "to lo alto". Jo que viento.



Después, los mapas, planos, y gente de talento, te dicen que subas por la pista hacia Cuello Bail. Que en el collado te desvíes hacia Vadiello etc. etc.

Pues no, hay una alternativa mas divertida. Justo en el lavadero de Santolaria, sale una senda no muy marcada al principio, pero cómodamente transitable, que nos dejará en la Carretera de Vadiello, por la que circularemos un par de kilómetros. Sobrepasamos la entrada a la pista de Cuello Bail, el Refugio de Peña Guara, y al llegar a la curva que cruza el Barranco de Isarre, en el aparcamiento que usan los escaladores, pues, pues por allí.


Sorpresa: El Camino Natural de la Hoya, va justo por ese paraje, así que ya sabes. Escalones artificales, troncos para ayudar en la subida (o sea futura basura) etc.

Agradable paseo por el bosque/repoblacion/pinos, y ya estamos en San Chinés.

Que tendrían en la cabeza esos estalentaos para vivir  en sitios así. Lo comprobé no hay ni WIFI.




Paseico a la famosa cascada de San Chinés, con la que, estés donde estés, siempre te mojas un poco, pero estás en uno de los rincones de la sierra más preciosos. Ya vas entendiendo un poco al ermitaño estalentao, y según vas dando cuenta del almuerzo, y te vas integrando en el lugar, mas y mas. Al final en la cabeza hay un barullo tremendo. Que es lo que importa de verdad, que es la convivencia, que animal es el mas aborrecible. En fin, recojo, me tomo el café y me voy.

Ahora viene lo mas penoso del día. Seguir la larguísima pista que nos deja a la entrada de los Campos de Ciano, para bajar a Barluenga. El entorno es maravilloso, y al final, como cansas la vista, no da tiempo a cansar el resto del cuerpo.
El desvío a Barluenga, comienza con una pista transitable incluso para vehiculos. Poco a poco se va jorobando el asunto, hasta que desaparece incluso cualquier traza de senda. Una zona complicada, con las coscojas arañando, y sin saber bien el destino. Por fin (Gracias don GPS), llegamos a que las cosas sean al revés. trazas de senda, senda, casi pista, pista, incluso carretera asfaltada y Barluenga.
Desde allí al Viñedo, hay un agradable paseo rodeando campos, pasando por caminos antiguos, en fin, una delicia que hace olvidar las coscojas.

Una anécdota: En todo el día (casi 9 horas) NO ENCONTRÉ A NADIE.

Evidentemente no es una ruta clásica, así que la he subido a Wikiloc


WebRep
Calificación general
Este sitio no tiene calificación
(no hay votos suficientes)

2 comentarios:

Maria Martinez dijo...

¡Vaya cascada!...pues yo no la vi!

Pirene dijo...

ea! excursioncica maja maja. Yo sigo esperando el buen tiempo y que se me pase el catarro... ¡tengo un mono de monte!